The Black Order
¡Hola Invitado!
Bienvenido seas a The Black Order/La Orden Negra

Te invito a que seas parte de la comunidad.

Lo único que tienes que hacer es Registrarte Aquí. Te Esperamos!

The Black Orden
Últimos temas
» ¿Que Canción Escuchas?
Miér Ene 29, 2014 10:45 am por Uchiha Kodoku Hebi

» ¿Que Autoestima Tienes?
Miér Ene 29, 2014 10:08 am por Uchiha Kodoku Hebi

» ¿Que esconden?
Vie Feb 22, 2013 11:42 am por walkerlawliet

» ¿Que harías si/por...
Vie Feb 22, 2013 11:39 am por walkerlawliet

» Vídeo/Música favorita de Vocaloid
Vie Feb 22, 2013 11:33 am por walkerlawliet

» Me despido del rol
Lun Ene 14, 2013 9:42 pm por Ashiya Maki

» KAITO append!! y MIKU en ingles! 8'D
Miér Nov 14, 2012 3:41 am por Lizeldi

» Y ¿Donde escondieron la Felicidad?
Mar Sep 18, 2012 9:02 pm por Lizeldi

» Hello...?
Jue Ago 30, 2012 6:11 pm por Boris Airay

» De regreso(?)
Miér Ago 29, 2012 10:41 pm por Lizeldi

Mejores posteadores
Lizeldi (672)
 
Alice~ (568)
 
Zaphiro Walker (484)
 
walkerlawliet (390)
 
Alina Bennett (357)
 
Boris Airay (344)
 
Natsu Qwaser (340)
 
Shiro del Milenio (311)
 
Komuion (295)
 
Hades (209)
 

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 25 el Mar Dic 15, 2009 8:07 pm.

Lagrimas de Fuego [Yaoi - Lucky]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lagrimas de Fuego [Yaoi - Lucky]

Mensaje por Invitado el Mar Jun 09, 2009 4:10 pm

bien bien... he traído uno de mis pocos son fics que hecho.
Este por cierto debo admitir que me hiso llorar mientras lo escribia no pregunten porque
en fin infomación al respecto
Pareja: Lucky [TykixLavi]
Genero: Yaoi/Shonen ai
Canción: Lagrimas de Fuego - Kraken [escuchen la canción mientras leen lo recomiendo]

Lagrimas de Fuego


En una oscura habitación que aprisiona
Muero sin querer
Me consumo lentamente


“Sus ojos se abren, él no ve diferencia entre mirar y no hacerlo todo lo que ve es oscuridad, estando encerrando en una celda ¿qué más quiere observar?, hace mucho contestaría que el exterior desea observar pero… van tantos años de encierro que ya no sabe que es el exterior, su mundo se redujo a las cuatro paredes que conforman su prisión y a la oscuridad que consume todo recuerdo de una luz al final del camino.

Con debilidad se levanto de la esquina que conformaba su lugar de descanso, no sabía porque se seguía levantando si bien sabía que con dar unos cuantos pasos se terminaría su pequeño mundo, pero él se levanto por que de una de las paredes alcanzo a escuchar un sonido uno que demostraba que no se encontraba totalmente solo en aquel lugar lleno de sombras.

Escucho un alegato con forme se iba acercando, escucho gritos que le sonaron muy familiares… ¿Por qué?... se pregunto y al afinar el oído pudo saber la respuesta a esta pregunta.

-¡¡Déjenme salir!! –Retumbo en el espacio y llego hasta sus oídos -¡¡No he hecho nada malo!! –Ahora sabía porque le eran familiares, porque cuando recién había llegado permitió escuchar las mismas palabras una y otra vez hasta que el tiempo se encargo de callarlo.

Con pocos pasos llego hasta la pared que le dividía de ese otro mundo similar al suyo, apoyo las manos y poco a poco se fue guiando de la pared para quedar de rodillas frente a esta –Deja de gritar… No van a hacerte caso… -Pronuncio con la frialdad que le otorgo la oscuridad y con la seriedad que se le otorgo desde su nacimiento.

Los recuerdos nunca mienten... he perdido,
Tantos, son tantos motivos de una ausencia
Son cenizas de una hoguera
Quedando sin sentido


-¿Quién eres? –Escucho que le preguntaron, tardo en encontrar una respuesta a esta pregunta hace mucho que había olvidado quien era y recordar solo le causaba una profunda agonía.

-Tyki Mikk… El encarcelado de al lado –Contesto y no pudo evitar que la burla impregnara sus presentación, burla hacia si mismo por aun recordar su nombre, lo que fue… el pasado que ya debería haberse consumido en el fuego del olvido.

-No pensé que hubieran más encarcelados –Gracias al silencio los sonidos eran aun más claros y por medio de estos pudo sentir como el recién llegado se apoyaba en la pared que les dividía en la misma posición que sin saberlo compartían.

-Hay muchos, es solo que ya no hablan… -Cuidadoso cambió su posición a una más cómoda, sentándose con la espalda apoyada en la pared y con los ojos perdidos en la oscuridad de su prisión.

-¿Por qué?...

-Porque si hablan… recordaran como llegaron a este lugar, nadie quiere recordar eso… -A sumió que su respuesta le había causado más dudas a su –después de muchos años –interlocutor -¿Cuál es tu nombre? –Se apresuro a preguntar antes de que el otro le abordara con cosas que él mismo ya había olvidado.

-Lavi… el parchado de al lado –Sintió pues la diversión en esa respuesta, y él también la compartió ¿Cómo hacer esas bromas en un lugar así?, bueno era mucho mejor que dejarse tragar por la ausencia de lo perdido.

Llorando aquel ayer que me ahoga que me quema
Gota a gota va haciendo herida en mí.


-¿Por qué estas aquí parchado-kun? –De nuevo la burla en sus palabras, había olvidado que esa era una característica muy propia de su hablar, pero no olvido lo que eso le había costado.

-El sacerdote me encerró… -“Igual que a todos”, pensó él al escuchar la escueta respuesta.

La idea de preguntar que relación había tenido con ese hombre fue rápidamente suplantada por una pregunta que desde hacía mucho le carcomía.

-¿Cómo es… a fuera? –Supo pues inmediatamente que su pregunta había dejado una gran intriga en el otro en cuanto este tardo unos momentos en contestarle.

-Pues… es un gran lugar, el aire es fresco, el cielo casi siempre es azul, casi siempre puedes ver la sonrisa de las personas –Noto la felicidad en aquellas palabras, ¿cielo azul?, ya no recordaba como era el cielo o como se sentía el aire fresco, pero saber que esas simples cosas causaban felicidad le hiso sentirse mejor de algún modo que no comprendía con exactitud pero le gustaba.

-Gracias… Lavi… -Susurro tan audible como pudo, hace mucho que no agradecía y eso de un modo u otro le hacía sentir que no estaba tan solo como había imaginado en su tan largo encierro.

-Tyki… ¿hace cuanto llevas aquí?... –Ya se esperaba esa pregunta, era algo predecible que eso se le preguntaba alguien que hiciera la pregunta anterior.

-Mucho… mucho tiempo… no lo recuerdo con exactitud –Con su respuesta su voz sonó ausente, apagada, el murmullo de quien a olvidado quien es y para que sirve.

Son estas lágrimas de fuego


A su primera charla le siguieron muchas otras, él cada vez sabía más sobre el exterior ya que no quería recordarlo era mejor aprenderlo y Lavi encontraba un consuelo en la fría celda porque sabía que él siempre estaría a su lado.

Per un día las charlas terminaron de repente y la voz de Tyki callo como si nunca hubiera existido… ¿Por qué?... porque en ese momento el encarcelador hiso presencia en la celda del “parchado-kun”, y con su llegada solo el dolor fue lo que trajo.

Quejidos, gemidos y llanto en combinación con interminables suplicas llenaron el espacio, recorrieron la estancia llegaron hasta mil oídos que impotentes solo podían escuchar sin hacer nada. Al terminar el simple sonido de la puerta de hierro al cerrarse dejo un eco atemorizante, el llano era prolongado pero poco a poco se iba calmando.

-¿Lavi…? –Y de nuevo la voz de él resonó como un alivio para el joven encarcelado, que si bien ya no lloraba aun le dolía pero como un niño pequeño que ve el consuelo de su padre fue lo más rápido posible hasta la pared que les dividía. –Lo siento… -Él lo dijo con verdadero pesar y con verdadera culpa.

-Esta… bien… no podías hacer nada… -Su voz tembló pero trato lo más posible de ser tranquila, su expresión ya no era tan dolida ahora reflejaba algo más de tranquilidad.

Son estas lágrimas de fuego


El sonido de una perla al romperse en el suelo le advirtió que solo la culpa no era lo único que invadía a su acompañante.

-¿Tyki?... –Pregunto y entonces más perlas se rompieron contra el frío suelo de la celda, quiso preguntar que era ese sonido pero recordó lo que antes le habían dicho –“una lágrima es igual a una perla” -¿Tyki… estas bien? –Volvió a preguntar, un dolor en el pecho le invadió como si se estuviera quemando con cada perla que se quebraba pero no era tal el dolor como para no soportarlo.

-…Lo siento… -Solo eso contesto y más perlas se quebraron, y fueron lágrimas de fuego que ambos sintieron, que a ambos les dolieron y que ambos soportaron.

Si el silencio me condena
A quedarme mientras vuelas
Son mis alas fortaleza esperan siempre así


Tiempo pasó y el incidente solo dos veces más se repitió, el resultado fue el mismo que en la primera vez pero ambos acompañantes agradecieron que no se volviera a repetir y las charlas tan amenas como en un principio continuaron pero se volvieron a interrumpir y esta vez no se repetirían…

Un día casi medio año desde su encarcelamiento a Lavi le dieron la noticia que su libertad estaba a tan solo unas horas de distancia, ya que alguien había pagado la millonaria fianza de su liberación.

-¿Por qué estas tan ausente parchado-kun? –Pregunto él en la misma posición de siempre mientras una de sus manos jugueteaba como si estuviera tocando algo de suma importancia.

-Voy a irme en unas cuantas horas… -Contesto pero él noto fácilmente que esas palabras no tuvieron la alegría que debieron de haber tenido.

-¿No estas feliz?...

-Lo estoy… pero… ¿y tú?... ¿Qué será de ti? –Se estaba preocupando por él e irremediablemente se sintió feliz de tener a alguien que se preocupara de ese modo por un olvidado.

-Yo estaré bien… gracias a ti… -Por primera vez en muchos años sonrió tranquilo, despreocupado pero feliz de igual modo.

-¿a mi?... –Pregunto su interlocutor con clara duda.

-Gracias a ti… se que no estoy solo…

Por última vez su vos se vio interrumpida por el abrir de la chirriante puerta de hierro, la hora de la libertad del joven se había adelantado.

-Te sacare de aquí Tyki… -Pronuncio ante la confusión de sus liberadores.

-…Lo se… -Solo Lavi lo escucho y no tomo en cuenta que nadie más en la habitación lo había hecho.

Si el recuerdo nos condena
A escaparnos no habrá rejas
Las ventanas siempre abiertas
Nos unen siempre así, Nos unen siempre así


Fue libre y agradeció a sus incondicionales amigos por pagarle la fianza pero no estaba conforme. Al finalizar el año pudo conseguir la misma suma millonaria con la que habían pagado su fianza alegando que debía de sacar a alguien muy importante de esa prisión.
Fue pues a la prisión con dinero en mano y en solitario, no era necesario que le acompañaran; un guardia fue quien le recibió un tanto asombrado por verlo regresar a ese terrible lugar.

-¿Qué desea? –Pregunto el guardia con aparente indiferencia simulando su intriga y su curiosidad.

-Vengo a pagar una fianza –Contesto con seguridad y firmeza, en su mano una bolsa mediana con el dinero se mostraba.

-¿fianza? –El hombre pareció confundido -¿De quién?...

-Tyki Mikk –Volvió a contestar y ahora pudo notar la confusión en los ojos del guardia.

El guardia sin hablar le pidió que le siguiera con una simple seña, le llevo por largos pasillos hasta llegar a un pequeño cuarto que tomaba la función de una pequeña recepción. El hombre se acerco a un amplio escritorio de donde saco un grupo de papeles, busco entre ellos y cuando encontró lo que buscaba volvió a mirar a Lavi.

-¿Esta seguro de es a quien busca?...

-Estoy seguro… -Se estaba inquietando por tanto misterio, esperaba que en su ausencia no le hubieran ejecutado.

El guardia suspiro y miro con seriedad a su acompañante –Tyki Mikk acusado de traición al vaticano, condenado a cadena perpetua sin posibilidades de fianza… -Hizo una pausa y Lavi sintió que el aire se le iba –Murió hace diez años en la celda 312, usted joven estuvo en la 313.

El aire se le fue y su corazón pareció detenerse por varios segundos que le parecieron una eternidad en donde el tiempo se había detenido. –Imposible…

-Su única pertenencia… -De entre el escritorio saco una pequeña caja de música dañada donde una pequeña mariposa de tonos violetas se mostraba –Era esto, si desea puede llevársela antes de que alguien mas la encuentre y decida botarla.

Oh... como escaparme...
Rompiendo el muro de las horas...
Las que devoran
Todo cuanto fui


Casi veinte minutos tardo en asimilar la información dicha, su cuerpo temblaba pero tomo la caja de música, sin decir nada se marcho de ese lugar no sabía que pensar, que hacer o que decir se había hundido en el sopor de la intriga y solo conocía un modo de saber si era esto cierto o no.

Prácticamente corrió hasta llegar al cementerio, sabía bien que en la zona este se enterraban a aquellos acusados de traición al vaticano pues a estos no se les daba sepultura cristiana.

Agitado llego hasta la zona este, en sus manos temblorosas aun permanecía la dañada y vieja cajita de música, camino sin pensar claramente y más pronto de lo que hubiera deseado encontró lo que demostraba la certeza del guardia.

Una tumba… un nombre…una lágrima desesperada y su cuerpo cayo de rodillas frente a lo que su mente y corazón no deseaban creer.

La cajita de música casi se daño más al caer al suelo pero se mantuvo firme, el viento permitió que los cabellos rojizos se agitaran y las hojas de los árboles cayeran con suavidad. Una melodía comenzó a sonar, Lavi alzo la mirada del suelo y vio que era la caja de música quien emitía el dulce sonido, la mariposa que la adornaba comenzó a aletear débilmente las alas; con cuidado tomo esta y la dejo reposando en sus rodillas.

-…Cumpliste… Gracias… -Él susurro y gracias al viento se pudo escuchar con claridad, la mariposa aleteo con más intensidad conforme la melodía aumentaba su fuerza, pareció obtener un brillo y se separo de la caja; dio un rodeo alrededor de Lavi sus alas parecieron acariciar su rostro y hecho esto el la fina brisa de aire fresco permitió que se elevara y observara el azul del cielo –…Tenías razón…Lavi…

Oh... oh... oh...
Y mis lágrimas
Estas lágrimas
Son lágrimas de fuego.


Y sonrió calmo porque había cumplido, y espero a que la melodía terminara y no volviera a sonar para marcharse del cementerio, prometió llevar todos los días flores a esa solitaria tumba, y prometió y cumplió…”

“Tienes razón… El aire es fresco… El cielo es azul y casi siempre puedes ver la sonrisa de las personas”


y Fin!! ^w^, comenten... critiquen y otros agregados x3

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Lagrimas de Fuego [Yaoi - Lucky]

Mensaje por Lizeldi el Dom Jun 14, 2009 7:55 pm

Tsuki-chan!!! casi me haces llorar!!!
waaaaaaa estuvo muy lindo! me encanto!!!
en serio que quize llorar al final....

lo que me impacto mas es leer la parte
donde decia que tyki murio, quede como
lavi en ese momento T^T

Waaa espero leer otro Song-fic tuyo
esta realmente maravilloso....

Gracias por trarlo aqui!!




avatar
Lizeldi

C U M P L E A Ñ O S : : 05/04/1993

O C U P A C I O N : O C U P A C I O N : : Congeniando con los Aliens e3é (?)

H U M O R : H U M O R : : Inestable
M e n s a j e s : : 672
I n s c r i p c i ó n : : 08/04/2009
E d a d : : 24


http://vocesymiradas.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Lagrimas de Fuego [Yaoi - Lucky]

Mensaje por Invitado el Vie Jun 18, 2010 6:33 pm

si por favor quiero leer otro para llorar a gusto

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Lagrimas de Fuego [Yaoi - Lucky]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.